La Buena Semilla: Miércoles 5 Diciembre
Miércoles
5
Diciembre
Los que miraron a él fueron alumbrados... Este pobre clamó, y le oyó el Señor, y lo libró de todas sus angustias... Gustad, y ved que es bueno el Señor; dichoso el hombre que confía en él.
Salmo 34:5-6, 8
El sufrimiento

La adversidad está presente, y el sufrimiento la acompaña. Primero es como un pequeño brote, y luego, muy rápido, invade todo. Al principio quienes nos rodean muestran algunos gestos de compasión y ánimo, pero cuando la prueba persiste, la impaciencia, la lasitud y a veces incluso el silencio se manifiestan en los demás. ¡Uno se siente solo en medio de su dolor! Por eso quiero decirle, amigo, que si bien su prueba le parece larga y todavía no ve la salida, ¡esta sí existe!

No pierda el tiempo dando vueltas a las faltas o errores que ya confesó al Señor Jesús, quien murió para salvarle de todo eso. ¡No sirve de nada culparse! Dios siempre está dispuesto a perdonarnos. Lea la Biblia cada día, alimente su alma con ese pan de vida, contemple la luz de su Dios, que pasa entre sus barrotes reales o imaginarios, deseche la amargura, el resentimiento, la ira.

Jesús lo mira con dulzura y paciencia, él conoce su problema. ¡Usted no está solo! El Señor está muy cerca de usted y lo acompaña fielmente en su desierto. Él quiere fortalecer su fe. Escuche la voz de Dios que le está hablando. ¡Rechace todo lo que pueda alejarlo de él!

Cuando la duda, el miedo o la angustia lo rodeen, refúgiese por la fe en Jesús, no mire a la izquierda ni a la derecha, fije su mirada y su corazón en las promesas de Dios. Él nunca lo abandonará ni le reprochará lo que usted es.

¡Ponga la mirada en Jesús! Ore a él con confianza y hallará misericordia, gracia y socorro en el momento oportuno (Hebreos 4:16).

Josué 23 - Santiago 4 - Salmo 138:1-5 - Proverbios 29:7-8