La Buena Semilla: sábado 17 noviembre
sábado
17
noviembre
Señor... tú eres Dios, y tus palabras son verdad.
2 Samuel 7:28
La palabra del Señor permanece para siempre.
1 Pedro 1:25
Algunas imágenes de la Biblia

Varias imágenes nos ayudan a comprender el pensamiento de Dios acerca de la Biblia:

–“¿No es mi palabra como fuego, dice el Señor, y como martillo que quebranta la piedra?” (Jeremías 23:29). La Palabra de Dios es semejante a un fuego que hace que los razonamientos humanos se desvanezcan como humo. Nuestros argumentos no pueden subsistir ante la Palabra divina. Las declaraciones bíblicas actúan como martillazos en nuestra conciencia, nos despiertan y vencen nuestro corazón, para llevarnos al arrepentimiento y a la conversión.

–“Si alguno es oidor de la palabra pero no hacedor de ella, este es semejante al hombre que considera en un espejo su rostro natural. Porque él se considera a sí mismo, y se va, y luego olvida cómo era” (Santiago 1:23-24). Como un espejo, la Biblia nos muestra lo que somos, personas llenas de imperfecciones. Muestra claramente nuestra necesidad de ser salvos del juicio de Dios. Cuando tomamos conciencia de ello, no debemos alejarnos so pretexto de que este veredicto no nos conviene, sino más bien responder al llamado del Señor Jesús: “Arrepentíos, y creed en el evangelio” (Marcos 1:15).

–Así como una semilla tiene en sí misma la fuerza para desarrollar una vida nueva, la Palabra de Dios crea una vida nueva y eterna en todo el que acepta a Jesucristo. “Siendo renacidos, no de simiente corruptible, sino de incorruptible, por la palabra de Dios que vive y permanece para siempre” (1 Pedro 1:23).

“Haz bien a tu siervo; que viva, y guarde tu palabra” (Salmo 119:17).

Josué 6 - Hebreos 8 - Salmo 126 - Proverbios 27:23-27