La Buena Semilla: Domingo 28 Octubre
Domingo
28
Octubre
Hasta la vejez yo mismo, y hasta las canas os soportaré yo... yo soy Dios, y no hay otro Dios.
Isaías 46:4, 9
Una foto antigua

Ordenando un cajón, Gerardo encontró una foto muy antigua. Habían pasado setenta años desde el día en el que había sido tomada en el patio de la escuela. Por aquel entonces Gerardo tenía once o doce años. Todavía veía al fotógrafo Marcelo con su cámara de fuelle, desapareciendo bajo una tela negra una vez que había finalizado los interminables preparativos para tomar la foto, ocasión que todos aprovechaban para hacer ruido.

Ese niño alegre de pantalones cortos, ubicado a la derecha del maestro, era él. Al lado estaba Fernando, luego Mauricio, y a su lado Armando, los inseparables... Por cierto, la muerte tampoco los había separado: ninguno de ellos había vuelto de la guerra... En realidad, de los quince niños que estaban en la foto, ¿cuántos seguían vivos? ¡Solo cinco...!

Gerardo reflexionó. ¿Y si él fuese el próximo? Pues bien, ¡estaba listo para partir! Hacía más de sesenta años había encontrado la solución a ese problema. La Biblia le había dado certezas que nunca había puesto en duda. “Todo aquel que confiese que Jesús es el Hijo de Dios, Dios permanece en él, y él en Dios” (1 Juan 4:15). “Todo aquel que cree que Jesús es el Cristo, es nacido de Dios” (1 Juan 5:1). “Vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios... tenéis vida eterna” (1 Juan 5:13).

Y los diez chicos que ya no estaban, ¿habrían buscado y hallado a Jesucristo, el Salvador?

A Gerardo estos recuerdos le hicieron tomar conciencia de la inmensa gracia de Dios, que veló sobre él desde que era pequeño. Y ahora tenía la total convicción de que esa gracia le bastaría hasta el final de su vida en la tierra.

Deuteronomio 22 - Juan 13:1-20 - Salmo 119:65-72 - Proverbios 26:11-12