La Buena Semilla: Domingo 23 Septiembre
Domingo
23
Septiembre
Desde el principio tú fundaste la tierra, y los cielos son obra de tus manos. Ellos perecerán, mas tú permanecerás; y todos ellos como una vestidura se envejecerán; como un vestido los mudarás, y serán mudados; pero tú eres el mismo.
Salmo 102:25-27
Dios... ha establecido un día en el cual juzgará al mundo con justicia.
Hechos 17:30-31
El medio ambiente

Hace algunos años un experto en medio ambiente denunciaba la utilización irresponsable de los recursos naturales. «El problema, decía, no es volver al estado del pasado, sino preservar temporalmente lo que todavía pueda serlo. No podemos volver al huerto de Edén; solo podemos rumiar nuestro pecado. El paraíso ya no existe; y el último juicio se acerca».

Este experto hacía alusión a la Biblia. No sabemos si era cristiano, pero sea como fuere, debemos buscar en ella las respuestas a nuestras preguntas, pues su Autor también es el Creador del universo.

– El huerto de Edén, el paraíso, es el lugar donde Dios colocó al hombre responsable, después de la creación, un lugar perfectamente adaptado a sus necesidades y a su felicidad.

– El primer pecado, comer del fruto prohibido, tuvo lugar en ese huerto. Esta primera desobediencia deshonró a Dios y tuvo consecuencias irreparables para el hombre y para el planeta. El pecado es una contaminación que deteriora el mundo moral y origina las demás poluciones. En todos los ámbitos, cambia el orden establecido por Dios.

– Nuestro experto no nos da mucha esperanza y, efectivamente, la Biblia afirma que la tierra envejece y desaparecerá mediante el juicio de Dios. Pero hay un mensaje de esperanza: a pesar del mal y de la contaminación, podemos conocer a Dios y tener su perdón, su paz. ¡Por ahí es por donde debemos empezar!

Jeremías 52:1-16 - 2 Corintios 11:16-33 - Salmo 106:40-48 - Proverbios 23:29-35