La Buena Semilla: Viernes 21 Septiembre
Viernes
21
Septiembre
Buscáis a Jesús nazareno, el que fue crucificado; ha resucitado, no está aquí; mirad el lugar en donde le pusieron.
Marcos 16:6
Jesucristo está vivo

Todos sabemos que un crucifijo es un objeto que representa a Cristo clavado en una cruz. En muchos países los vemos casi en todas partes: en las casas, los hospitales, los lugares públicos... Todos recuerdan que hace 2.000 años Jesucristo fue crucificado y murió.

Pero el mensaje del Evangelio, aunque pasa por la cruz, no se detiene ahí. El apóstol Pablo resume así su predicación: “Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras... fue sepultado, y... resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras” (1 Corintios 15:4).

Los discípulos del Señor, que se convirtieron en sus testigos, no solo anunciaron a un Cristo muerto, sino que también dieron testimonio de su resurrección: “Matasteis al Autor de la vida, a quien Dios ha resucitado de los muertos” (Hechos 3:15).

Hoy Dios dirige a todos este mensaje: Cristo murió en la cruz para borrar los pecados de todos los que creen en él. Luego Dios lo resucitó, demostrando así que él está totalmente satisfecho con la obra perfecta cumplida por Cristo en la cruz.

La tumba vacía nos da la seguridad de que los que pertenecen a Cristo, aunque hayan muerto, volverán a la vida al igual que él. Un día el Señor vendrá a buscarlos: resucitará a los creyentes muertos y transformará el cuerpo de los vivos que son suyos, para que todos estén en el cielo con él, en la casa del Padre.

“El Señor mismo con voz de mando... descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos... seremos arrebatados juntamente con ellos... y así estaremos siempre con el Señor” (1 Tesalonicenses 4:16-17).

Jeremías 51:1-32 - 2 Corintios 10 - Salmo 106:28-31 - Proverbios 23:24-25