La Buena Semilla: Martes 11 Septiembre
Martes
11
Septiembre
Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud.
Gálatas 5:1
Del ocultismo a la verdad (2)

«Para ver la luz, a menudo el ser humano necesita caer en un agujero profundo. Al levantar los ojos hacia Dios, se da cuenta de que se ha equivocado; entonces puede experimentar la gracia divina. ¡Eso fue lo que me sucedió!

Tres meses después me convertí a Jesucristo. Me sentía como asfixiada, hasta el día en que puse ante el Señor mi carga de pecados que ya no soportaba más, y el Señor me perdonó. En el fondo de mi corazón sentía un profundo arrepentimiento. Tomar consciencia de nuestros pecados es una gracia del Señor, y solo su gracia puede salvarnos.

Mi forma de ver el mundo, a la gente y mi vida cambió totalmente. ¡El Señor me abrió los ojos! Él es mi Pastor y nada me faltará, como está escrito en el Salmo 23. Desde entonces, Dios probó mi fe en muchos aspectos. Las confrontaciones con el ocultismo fueron frecuentes; entonces di testimonio abiertamente de mi fe cristiana, del peligro del ocultismo y de la victoria de Jesucristo. Hablo de todo esto para que la gente entienda el poder de las tinieblas y su influencia sobre los hombres. Pero, ¡qué experiencia descubrir el infinito poder de Dios cuando nos libera! ¡Estaba perdida, era miserable, realmente era esclava de todas esas cosas!

Hoy puedo vivir libre del ocultismo gracias a Jesucristo mi Salvador, quien también es mi Señor».

Céline L.
“El Señor es mi pastor; nada me faltará. En lugares de delicados pastos me hará descansar; junto a aguas de reposo me pastoreará. Confortará mi alma; me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre” (Salmo 23:1-3).

Jeremías 43 - 1 Corintios 16 - Salmo 105:1-6 - Proverbios 23:4-5