La Buena Semilla: Lunes 10 Septiembre
Lunes
10
Septiembre
No sea hallado en ti... quien practique adivinación, ni agorero, ni sortílego, ni hechicero, ni encantador, ni adivino, ni mago, ni quien consulte a los muertos.
Deuteronomio 18:10-11
Os convertisteis de los ídolos a Dios, para servir al Dios vivo y verdadero.
1 Tes. 1:9
Del ocultismo a la verdad (1)

«Desde que yo tenía diez años, mi abuela paterna me enseñó, no a orar antes de ir a dormir, sino a predecir el futuro a partir de las cartas, es decir, a practicar la videncia. Hoy puedo decir que es una trampa diabólica, una abominación ante Dios. Uno pasa a ser el instrumento de poderes maléficos pensando que solo se trata de un juego... Uno queda atado y se vuelve esclavo.

El ocultismo estaba presente en nuestra familia sin que nos diésemos cuenta. Era como si una telaraña se estuviese tejiendo lentamente a mi alrededor. Pero un día me reuní con un grupo de astrólogos y descubrí un libro que me invitaba a hacer «oraciones astrológicas». Entonces comprendí en donde me estaba hundiendo. ¿Cómo podía orar a los astros? A partir de ese momento tomé la decisión de dejar el grupo.

Cierta noche abrí una Biblia y leí por primera vez, en el evangelio según Juan, ese pasaje en el que Jesús dice: “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida” (Juan 14:6). Sentí escalofríos, y mis ojos se llenaron de lágrimas. ¿Qué había sucedido?

Por primera vez fui a una reunión cristiana. El Señor había preparado mi corazón. ¡Yo estaba sumida en la mentira, pero el mensaje bíblico era claro! El siguiente domingo, sedienta de verdad, pasé la tarde haciendo preguntas al predicador. Comprendí que todo lo que estaba oyendo era la única verdad».

(mañana continuará)

Jeremías 42 - 1 Corintios 15:29-58 - Salmo 104:27-35 - Proverbios 23:1-3