La Buena Semilla: Sábado 18 Agosto
Sábado
18
Agosto
Comparezcan ahora y te defiendan los contempladores de los cielos, los que observan las estrellas, los que cuentan los meses, para pronosticar lo que vendrá sobre ti. He aquí que serán como tamo; fuego los quemará.
Isaías 47:13-14
Diferencia entre astronomía y astrología

La astronomía es la ciencia de los astros, de los cuerpos celestes y de la estructura del universo. Esta ciencia muy antigua permite sobre todo comprender el funcionamiento del universo y dio lugar a aplicaciones científicas significativas.

Por el contrario, la astrología pretende revelar las correlaciones entre la configuración de los astros y el destino y el carácter de los hombres. Es una práctica muy antigua también, emparentada con la adivinación. Los horóscopos son el ejemplo moderno de ello más conocido. La Biblia condena la astrología. Los astrólogos no pueden, de ningún modo, proteger a los que los escuchan de las calamidades que los amenazan, y sus prácticas tienen que ver con el ocultismo, es decir, el campo de Satanás.

Estudiar los astros por medio de la astronomía puede llenarnos de admiración ante la sabiduría y el poder infinitos de Dios, quien creó y sostiene “los cielos de los cielos” (Nehemías 9:6). Al contemplar el cielo y los astros, el rey David se preguntó “qué es el hombre”, a la vez tan frágil y sin embargo capaz, en cierta medida, de gobernar la naturaleza (Salmo 8). Se preguntó por qué Dios se revelaba y se interesaba en él con amor. Pero en este Salmo, David también veía más lejos: contemplaba por anticipado el día futuro en el que el Señor Jesús, el Hombre por excelencia que ahora está junto a Dios, dominaría sobre toda la creación para bendecirla. Entonces exclamó: “¡Cuán grande es tu nombre en toda la tierra!” (v. 9).

Jeremías 22 - Lucas 22:47-71 - Salmo 96:1-6 - Proverbios 21:21-22