La Buena Semilla: Sábado 30 Junio
Sábado
30
Junio
Tú formaste mis entrañas; tú me hiciste en el vientre de mi madre. Te alabaré; porque formidables, maravillosas son tus obras; estoy maravillado, y mi alma lo sabe muy bien.
Salmo 139:13-14
El hombre, obra maestra del Creador
Lea el Salmo 139

¡Bienaventurado el hombre que puede alabar a su Creador mediante estas palabras! Conoce su origen, cómo lo rodea Dios con sus cuidados y lo conoce perfectamente (Salmo 139:1).

Fue formado por el Dios Creador, no como un artículo en serie, sino como una obra única; cada ser humano fue “entretejido” por Dios mismo (v. 15). Considerar lo que somos y lo que son los demás según esta perspectiva nos ayudará a echar fuera todo complejo de inferioridad y todo espíritu de superioridad o de envidia. Podremos amar a cada persona con sus aptitudes y sus límites, con sus capacidades y sus debilidades.

Toda persona convencida del amor de Dios y de su sabiduría creadora podrá aceptarse tal como es e ir a donde Dios quiera conducirlo en la tierra para serle útil. Puede estar seguro de que Dios velará sobre él y lo guiará a él en las moradas eternas.

“Creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó” (Génesis 1:27).

“¡Cuán preciosos me son, oh Dios, tus pensamientos! ¡Cuán grande es la suma de ellos! Si los enumero, se multiplican más que la arena; despierto, y aún estoy contigo” (Salmo 139:17-18).

“Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; pruébame y conoce mis pensamientos; y ve si hay en mí camino de perversidad, y guíame en el camino eterno” (Salmo 139:23-24).

Números 12 - 1 Juan 2:1-17 - Salmo 78:9-20 - Proverbios 18:11-12