La Buena Semilla: Martes 5 Junio
Martes
5
Junio
Desde la planta del pie hasta la cabeza no hay en él cosa sana, sino herida, hinchazón y podrida llaga.
Isaías 1:6
Jesús... anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo.
Hechos 10:38
Equilibrio y salud

Un médico cristiano hizo un balance de la salud de nuestra sociedad a principios de este tercer milenio: «A pesar del valor colosal que se gasta cada año para velar por la salud de nuestros contemporáneos, podemos decir que el hombre de nuestra época es un enfermo. Está enfermo debido a esta sociedad, debido a la actualidad, a la soledad, a una alimentación mal equilibrada, enfermo de sufrir y de estar enfermo. Cada uno vive para sí y olvida que forma parte de una gran comunidad: la humanidad. Y sobre todo, cada uno olvida que es una criatura de Dios. En esta vida agitada, en la que no tenemos tiempo para reflexionar, estamos metidos en un engranaje sin fin».

Este diagnóstico invita a cada uno a hacerse serias preguntas: ¿Quién soy? ¿Para qué sirvo? ¿Cuál es el objetivo de mi vida?

Dios no nos creó para que formemos parte de la locura de este mundo que va a la deriva, sino para que vivamos en la paz y la plenitud de una verdadera relación con el Padre.

¿Cómo podemos establecer esta relación? Confesando a Dios nuestros pecados y teniendo fe en Jesucristo. ¿Y cómo se mantiene? Buscando continuamente su voluntad revelada en su Palabra, sometiéndonos confiadamente a ella, y también por medio de la oración, ese diálogo de un niño con su Padre celestial.

Deténgase un momento y escuche a Aquel que está listo para darle paz interior y orientar su vida en una nueva dirección.

Levítico 15 - Romanos 11:25-36 - Salmo 68:7-14 - Proverbios 16:25-26