La Buena Semilla: miércoles 22 noviembre
miércoles
22
noviembre
El justo florecerá como la palmera; crecerá como cedro en el Líbano.
Salmo 92:12
El da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas. Los que esperan al Señor tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán.
Isaías 40:29, 31
La madera de cedro

¡Allí estaba la pirámide más antigua del mundo! Se decía que tenía más de 4.000 años. Nuestro grupo escuchaba atentamente al egiptólogo darnos todos los detalles históricos concernientes a ese gigantesco edificio. Luego señaló un punto particular, y todas las miradas se dirigieron hacia algo color marrón que no era de piedra. Nuestro guía nos explicó: «Son vigas de madera de cedro del Líbano; fueron transportadas hasta aquí en barco, y se han conservado durante 4.000 años sin pudrirse».

El cedro es un árbol de crecimiento lento, cuya madera resiste especialmente a la podredumbre y a las agresiones de los insectos.

Amigos cristianos, a veces nos parece que nuestro crecimiento y desarrollo espirituales llevan mucho tiempo. ¡Pero nuestra formación dura toda nuestra vida! No somos nosotros los que debemos observar y evaluar nuestro desarrollo espiritual. Dejemos esto al Señor y tratemos de agradarle cada día. Estamos en la escuela de un Dios paciente y sabio. Ahí, ante nuestras responsabilidades diarias, en el trabajo, en la familia, somos formados por él para tener más comunión, más dependencia y confianza solo en él.

“El que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo”, escribió el apóstol Pablo (Filipenses 1:6). Oremos al Señor Jesús, leamos su Palabra, reunámonos con otros cristianos, y “no nos cansemos, pues, de hacer bien” (Gálatas 6:9).

Job 28 - Hebreos 11:1-22 - Salmo 131 - Proverbios 28:9-10