La Buena Semilla: viernes 6 enero
viernes
6
enero
Reconciliaos con Dios.
2 Corintios 5:20
Vuelve ahora en amistad con él, y tendrás paz; y por ello te vendrá bien.
Job 22:21
La felicidad

«Invierta en la felicidad». Esta era la publicidad que hacía una agencia inmobiliaria en una estación de deportes de invierno. Seguro que la publicidad tuvo mucho impacto, pues ¿quién no busca la felicidad? ¡La felicidad es una necesidad permanente del hombre! Ya el rey Salomón (hace 3.000 años) quiso encontrarla en la búsqueda intelectual, en el bienestar, la riqueza... No “aparté mi corazón de placer alguno”, dijo él (Eclesiastés 2:10). ¿Cuál fue su conclusión? “Vanidad de vanidades... todo ello es vanidad y aflicción de espíritu” (Eclesiastés 1:2, 14).

En el principio Dios colocó al hombre en el huerto de Edén. Pero su desobediencia lo alejó de Dios, y el paraíso en la tierra se acabó. Sin embargo Dios, quien es misericordioso, y cuyo amor es invariable, preparó un camino para que el hombre encuentre la felicidad.

¡Reconcíliese con él! Pero, ¿quién de nosotros puede borrar sus ofensas hechas a Dios? ¿Sobre qué base podemos encontrar la paz? Este es el mensaje tranquilizador pero solemne que la Biblia nos dirige: “Fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo...”. Jesús “fue entregado por nuestras transgresiones, y resucitado para nuestra justificación” (Romanos 5:10; 4:25). Sobre él descansa nuestra reconciliación perfecta, porque Jesús hizo la paz mediante la sangre de su cruz (Colosenses 1:20). El mismo día de su resurrección mostró a sus discípulos sus manos y su costado traspasados, y les dijo: “Paz a vosotros” (Lucas 24:36). Los discípulos se llenaron de gozo cuando vieron al Señor, en quien está la fuente de la verdadera felicidad.

1 Samuel 2 - Mateo 5:21-48 - Salmo 4:4-8 - Proverbios 2:1-5