La Buena Semilla: miércoles 24 agosto
miércoles
24
agosto
Cada cual se apartó por su camino.
Isaías 53:6
Así ha dicho el Señor: He aquí pongo delante de vosotros camino de vida y camino de muerte.
Jeremías 21:8
(Jesús dijo:) Yo soy el camino, y la verdad, y la vida.
Juan 14:6
¿Qué camino?

Natalia, una niña de 10 años, regresó de una reunión en la que había escuchado el Evangelio de Jesucristo. En el momento de la comida, pensando en lo que había oído, dijo a su padre: –Papá, ¿no quieres hacer la oración? Irritado, el hombre respondió bruscamente: –Para preguntar ese tipo de cosas tienes a tu madre y a tu tía Enriqueta. No me preguntes a mí.

–¡Oh, papá, dijo la pequeña, esta tarde aprendí que todo el mundo debe orar! Con un tono que no admite réplica alguna, el padre le dijo: –Anda a lo tuyo; yo quiero andar mi propio camino. Natalia, todavía insatisfecha, le preguntó: –¿Y por qué camino andas?

Esta pregunta alcanzó como una flecha el corazón del padre. Completamente turbado, se fue a su habitación y clamó a Dios quien, en su gracia, respondió a su oración y le reveló a Jesús, el Salvador.

¿Qué hubiese respondido usted a la pregunta de Natalia? ¿Por qué camino anda usted? ¿El de los demás, sin saber a dónde conduce, pero tranquilizado porque la mayoría lo sigue?

Jesús nos habla de dos caminos: el camino estrecho que conduce a la vida y el camino ancho que conduce a la perdición. “Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan” (Mateo 7:13-14).

Jeremías 27 - 1 Corintios 2 - Salmo 99:1-5 - Proverbios 22:1-2