La Buena Semilla: domingo 29 julio
domingo
29
julio
Echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros.
1 Pedro 5:7
Bienaventurados todos los que en él confían.
Salmo 2:12
No se quede con nada

Me sentí muy abatido después de la sorpresa que me llevé cuando me anunciaron la grave enfermedad de nuestro nieto. Durante una conversación, un amigo me dijo sencillamente: «No pueden llevar una carga así, deben dejarla completamente en las manos de Dios». Esto me parecía tan evidente que realmente no presté atención.

La noche siguiente me debatía con el peso de esta prueba sin darme cuenta de que yo mismo trataba de llevar una parte. Entonces tomé conciencia del valor de aquellas palabras consoladoras: no había dejado todo en las manos de mi Señor. Me dejaba llevar por mis razonamientos, y ellos me empujaban a sentir una gran ansiedad, o bien, cierta esperanza. Actuando así, dudaba del perfecto amor de Jesús y seguía turbado.

Amigos cristianos, ¿se sienten oprimidos, agobiados y abatidos por el peso de sus dolores y preocupaciones? Entonces vayan al Señor Jesús y cuéntenle su tristeza, su inquietud, no se queden con nada. Pongan todo a sus pies y déjenlo actuar solo a él. Nos pide que depositemos nuestra confianza en él, no de vez en cuando, sino en todo tiempo y en todas las circunstancias, incluso en los asuntos que más nos preocupan. Sin Cristo no podemos hacer nada. Él nos pide que caminemos con él paso a paso y cada día. Descansemos en él, y la paz de Dios guardará nuestros corazones y nuestros pensamientos (Filipenses 4:6).

El Señor Jesús vino “a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel” (Isaías 61:1).

Jeremías 2 - Lucas 11:29-54 - Salmo 89:15-18 - Proverbios 20:12-13