La Buena Semilla: miércoles 11 julio
miércoles
11
julio
Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.
Romanos 5:8
Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero.
1 Juan 4:19
Amaos unos a otros entrañablemente, de corazón puro.
1 Pedro 1:22
“Más bienaventurado es dar que recibir”

Un día un cristiano se quejaba de no recibir amor fraternal en su congregación. Su interlocutor le respondió: ¡Amigo mío, primero ofrece tú ese amor a los otros! ¡Si crees que va a brotar por sí solo, tendrás que seguir esperando mucho tiempo!

Comprendemos perfectamente el sentido de esta respuesta. ¡A menudo esperamos mucho de los demás, sin pensar en nuestros propios deberes hacia ellos! Felizmente Dios no obra así respecto a nosotros. Él nos amó cuando nosotros, pecadores y enemigos suyos, estábamos aún sin fuerzas para acercarnos a él (Romanos 5:6-10). Jesús, clavado en una cruz e injuriado por la multitud, rogó a su Padre: “Perdónalos, porque no saben lo que hacen” (Lucas 23:34).

¡Que él sea nuestro modelo! Seamos los primeros en manifestar amor a quienes nos rodean, incluso en situaciones difíciles o cuando nos sentimos agredidos o ignorados: “Más bienaventurado es dar que recibir” (Hechos 20:35). Esto es imprescindible para hacer emanar del corazón de nuestro hermano o hermana esta agua abundante que también nos refrescará a nosotros.

E incluso si no tuviese ningún efecto, ¡no nos desanimemos! Nuestro Salvador nos exhorta a amar, y somos responsables ante él. El apóstol Pablo lo comprendió bien, y expresó: “Yo con el mayor placer gastaré lo mío, y aun yo mismo me gastaré del todo por amor de vuestras almas, aunque amándoos más, sea amado menos” (2 Corintios 12:15).

Números 21 - Lucas 2:21-52 - Salmo 81:11-16 - Proverbios 19:7-8