La Buena Semilla: Sábado 7 Julio
Sábado
7
Julio
(Jesús les dijo:) Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos. No he venido a llamar a justos, sino a pecadores.
Marcos 2:17
¡Vale la pena creer!

–Buenos días, Andrés, ¿cómo estás?

–Ah, todo va bien desde que abandoné la amable fe de la casa paterna...

Así respondió este joven, con ironía, a un amigo mayor que él.

–Vivo sin obligaciones, soy independiente. No quiero perderme nada de la vida, disfruto de todo. Por fin puedo ser libre...

A este discurso lleno de euforia, el viejo amigo le respondió:

–Tengo que darte saludos de tu amigo médico.

–¿De quién hablas?

–De Isaías, el profeta de la Biblia. Este es su diagnóstico: “Toda cabeza está enferma, y todo corazón doliente” (Isaías 1:5).

En el ámbito espiritual, estás a punto de sufrir un infarto. A los ojos de Dios, tu nueva forma de pensar, tus objetivos, tu vida, muestran que, para él, estás tan enfermo que vas a morir. ¡Pero nunca olvides, Andrés, que Dios te ama!

Algunas semanas más tarde los dos amigos se volvieron a encontrar.

–Juan, tengo que decirte algo de parte del médico Isaías, dijo Andrés.

–Dime...

–Isaías dice: “El castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados” (Isaías 53:5). Esto fue lo que me sucedió. Creía que era libre... Luego tuve una gran lucha dentro de mí: ¿por qué camino andaba, por el de la vida o el de la muerte?... El Salvador de los pecadores, Jesucristo, es ahora mi Salvador. ¡Vale la pena creer!

Números 17 - Lucas 1:1-25 - Salmo 79:8-13 - Proverbios 18:23-24