La Buena Semilla: miércoles 27 septiembre
miércoles
27
septiembre
¡Ay de los que a lo malo dicen bueno, y a lo bueno malo...!
Isaías 5:20
No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.
Romanos 12:2
El bien y el mal

La noción del bien y del mal fue modificada radicalmente en pocos años en nuestra sociedad materialista y cada vez más inmoral. Por ejemplo, hace solo cuarenta años, el divorcio y el concubinato no eran considerados como algo normal. Pero hoy ¿quién se ofusca por eso? Nadie. Más bien se anima a los jóvenes a vivir juntos, por lo menos algún tiempo antes de casarse, para conocerse mejor. Sin embargo la Biblia llama a esto fornicación, y nos invita a huir de ella (1 Corintios 6:18).

Cristianos, ¿seguiremos la corriente del mundo sin que nuestra conciencia se alarme? Es precisamente nuestra conciencia la que debería permitirnos discernir entre lo que está bien y lo que está mal, pero ella necesita ser iluminada y graduada por la Biblia. No dejemos que las corrientes de pensamiento de todo tipo la «formateen» a su gusto. Tratemos de conocer qué es el bien y el mal según el pensamiento de Dios. Él nos lo reveló en la Biblia, su Palabra. Leámosla y dejémonos instruir por ella sin tener en cuenta las teorías de los hombres, que a menudo están conducidos, sin saberlo, por Satanás, el “padre de mentira” (Juan 8:44). Ejercitémonos en tener una “buena conciencia, deseando conducirnos bien en todo” (Hebreos 13:18).

Que nuestra vida y nuestras relaciones sean puras, la expresión de un amor verdadero, un reflejo de lo que caracterizaba la vida de Jesús, quien “anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él” (Hechos 10:38).

Oseas 11-12 - Filipenses 2 - Salmo 107:23-32 - Proverbios 24:7