La Buena Semilla: martes 19 septiembre
martes
19
septiembre
Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar.
1 Pedro 5:8
Quédate conmigo, no temas... pues conmigo estarás a salvo.
1 Samuel 22:23
¿Debemos tener miedo de las fuerzas ocultas?

Cuando era adolescente, leí un libro que hablaba de cosas misteriosas, de fuerzas ocultas terribles y fascinantes a la vez. Tenía miedo, y terminé contándoselo a mi padre.

«Sí, me respondió él, esas cosas existen y dan miedo. Pero María, tú eres cristiana, perteneces a Jesucristo. Recuerda que tu Maestro es más poderoso que todas las fuerzas del mal.

Imagina que vas a ver a una de tus amigas. En el patio hay un perro que ladra rabioso apenas te acercas a la puerta. ¡Por supuesto, no te atreves a entrar! Pero de repente un hombre sale de la casa, con autoridad ordena al perro callarse y te invita a entrar. Entonces puedes entrar sin temor. Al lado del dueño del perro no te va a pasar nada, incluso si el animal sigue ladrando. Pero cuidado, si te alejas del dueño, y sobre todo si te paseas cerca de la caseta del perro, ¡corres el riesgo de ser mordida!».

¡Qué maravilla saber que Jesús venció al diablo y todo lo relacionado con él! Los poderes del mal tienen miedo del nombre de Jesús y huyen de él, como la obscuridad desaparece ante la luz. Si a pesar de todo nos encontramos en una situación que nos asusta, oremos al Señor con convicción, y él nos liberará. Su presencia es una muralla segura contra el mal. Pero si voluntariamente nos acercamos al mundo oculto, sufriremos su influencia, nuestro gozo desaparecerá y las dudas vendrán a turbar nuestra mente. Velemos, pues, y mantengámonos cerca del Señor: ¡con él siempre estamos del lado del más fuerte!

2 Crónicas 34 - 2 Corintios 8 - Salmo 106:19-23 - Proverbios 23:22