La Buena Semilla: domingo 14 mayo
domingo
14
mayo
(Jesús dijo a sus discípulos:) Regocijaos de que vuestros nombres están escritos en los cielos.
Lucas 10:20
El que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego.
Apocalipsis 20:15
El libro de los muertos y el libro de la vida

En la capilla de San Jorge, en Inglaterra, hay un memorial de la segunda guerra mundial. Consta de cuatro libros grandes que contienen los nombres de 60.000 civiles que murieron en Londres debido a los bombardeos. Uno de esos libros está abierto sobre el altar, y una lámpara ilumina los nombres inscritos en la página, que es pasada cada día.

Este es el libro de los muertos, pero nos hace pensar en otro libro que la Biblia llama “el libro de la vida”. Dios lo tiene al día en el cielo con la mayor exactitud. En él están inscritos los nombres de todos los que reconocieron que estaban perdidos debido a sus pecados y que creyeron en el sacrificio de Cristo. La Palabra de Dios nos advierte: si despreciamos la bondad de Dios, o si somos indiferentes a esta bondad que nos invita a arrepentirnos, nuestro nombre no figurará en “el libro de la vida”. En el día del juicio ese libro será abierto, y “el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego”.

¡Qué contraste con el destino eterno de “los que están inscritos en el libro de la vida del Cordero” (Apocalipsis 21:27). Solo estos podrán disfrutar del gozo de la casa del Padre. Serán admitidos en ella como sus hijos y lo adorarán eternamente.

Jesús dijo a sus discípulos: “Regocijaos de que vuestros nombres están escritos en los cielos”. Querido lector, ¿su nombre está inscrito en el libro de la vida? Recuerde que “ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús” (Romanos 8:1).

1 Reyes 11:1-22 - Marcos 12:1-27 - Salmo 57:6-11 - Proverbios 15:15-16