La Buena Semilla: jueves 11 mayo
jueves
11
mayo
El mundo no conoció a Dios mediante la sabiduría.
1 Corintios 1:21
Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve... Por la fe entendemos.
Hebreos 11:1-3
¿Un Dios probado?

«Un Dios probado no es Dios, pues solo sería un elemento en el mundo». Así se expresa Karl Jaspers en su Introducción a la Filosofía.

Nuestro corazón sufre al pensar en todos los que, mediante su razonamiento, tratan de comprender quién es Dios, probar que existe o, al contrario, eliminarlo de su vida. ¡Qué dios tan pequeño puede concebir la inteligencia humana! El mayor tamaño que podría tener sería el equivalente a las facultades humanas. El Dios de los cielos, el Creador del universo, no puede ser limitado por la mente del hombre más inteligente.

Pero si nadie puede conocer a Dios mediante la inteligencia, todos podemos descubrir su poder y su divinidad a través de la naturaleza (Romanos 1:20). ¡Y todos podemos tener un encuentro con él mediante la fe!

El filósofo cristiano Blaise Pascal también dijo: «Es el corazón el que siente a Dios, no la razón. La fe es: Dios sensible al corazón, no a la razón» (Pensamientos, 278). Cuando Jesucristo estaba en la tierra, muchos razonaban y se hacían preguntas sobre él. “¿Por qué estáis turbados, y vienen a vuestro corazón estos pensamientos?” (Lucas 24:38).

La fe discierne que Jesús es el Hijo de Dios, que vino a esta tierra para revelarnos al Dios infinito. Murió en la cruz para borrar todos los pecados de los que creen en él. Nadie puede comprender el amor que lo condujo hasta allí, pero Dios invita a cada persona a dejar entrar ese amor en su vida y a creer en aquel que nos ama.

1 Reyes 8:31-66 - Marcos 10:32-52 - Salmo 56:1-7 - Proverbios 15:9-10