La Buena Semilla: domingo 30 abril
domingo
30
abril
Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá.
Mateo 7:7-8
Le pedí a Dios que me mostrase dónde hallarlo
Testimonio

«Nací en una familia cristiana, pero no era creyente. Cuando tenía 20 años empecé a buscar a Dios. Me dirigí a los testigos de Jehová y estudié la Biblia con ellos durante cuatro años. Así pude aprender diferentes relatos bíblicos, pero en mi vida nada había cambiado. Puse mi Biblia en un rincón y dejé a Dios de lado.

Más tarde me casé, pero rápidamente tuve muchos problemas en mi vida conyugal... En ese momento nuevamente oí hablar de Dios a través de varios cristianos, pero el mensaje me parecía demasiado hermoso para ser verdad. Un buen día retomé mi Biblia, pero dudaba entre compartir con los testigos de Jehová o con mis nuevos amigos cristianos.

¿En dónde estaba Dios? Con mis ojos llenos de lágrimas... oré con todo mi corazón y pedí a Dios que, si realmente existía, me mostrase dónde encontrarlo. Una hora después encontré en mi buzón una invitación a unas conferencias sobre la fe cristiana. Dos días después fui a la dirección indicada, y ese día me di cuenta de que Jesús había muerto por mí. Le pedí perdón por todos mis pecados.

Toda mi vida cambió, la paz y el amor volvieron a mi hogar. Dios llenó mi corazón con una paz y un gozo totalmente nuevos. Mi marido y varios miembros de mi familia también se convirtieron al Señor. ¡Sí, Dios fue muy bueno conmigo!».

Patricia
"Yo... soy el que borro tus rebeliones por amor de mí mismo, y no me acordaré de tus pecados" (Isaías 43:25).

1 Reyes 1:1-27 - Marcos 5:1-20 - Salmo 50:7-15 - Proverbios 14:23-24