La Buena Semilla: martes 27 diciembre
martes
27
diciembre
Desde los cielos miró el Señor; vio a todos los hijos de los hombres; desde el lugar de su morada miró sobre todos los moradores de la tierra. El formó el corazón de todos ellos; atento está a todas sus obras. He aquí el ojo del Señor sobre los que le temen, sobre los que esperan en su misericordia.
Salmo 33:13-15, 18
Una mirada a nuestra vida

Los niños jugaban en la terraza. Los padres, inmersos en una conversación muy animada, no habían escuchado el ligero ronroneo de la cámara y tampoco habían notado que Felipe los estaba filmando desde hacía un buen rato. A Felipe le encantaba hacer vídeos, y sabíamos que en navidad, cuando la familia estuviese reunida, él proyectaría su vídeo. Entonces cada uno de nosotros se vería y se oiría... no necesariamente en su mejor aspecto.

Si supiéramos que podemos ser grabados sin darnos cuenta durante las 24 horas del día, y que ese vídeo se proyectase públicamente, para la mayoría de nosotros sería algo insoportable. Pero no olvidemos que la corta actuación que corresponde a nuestra vida en la tierra, está siendo grabada totalmente desde el cielo. Bossuet, escritor francés (1627-1704), escribió: «Una mano invisible escribe nuestra historia. Esforcémonos por hacerla bella».

Y tenía razón, solo que nuestra vida podrá ser bella únicamente si dejamos que el Señor la dirija. ¡No olvidemos que no tenemos dos vidas para vivir! Cuando nuestra vida terrenal se acabe, no podremos volver a empezarla. Esto confiere una gran importancia a nuestro comportamiento presente.

“Es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo” (2 Corintios 5:9-10).

Jueces 18 - Apocalipsis 19:11-21 - Salmo 147:12-20 - Proverbios 30:32-33