La Buena Semilla: miércoles 7 diciembre
miércoles
7
diciembre
Tú, oh Señor, me conoces; me viste, y probaste mi corazón para contigo.
Jeremías 12:3
El Padre mismo os ama.
Juan 16:27
Papá me conoce

Un niño, cuyo padre era minero en una de las últimas cuencas hulleras de Bélgica, hacia el año 1930, fue a la entrada de la mina un atardecer. Allí esperaba pacientemente la salida de los mineros. Un hombre mayor que lo estaba observando le dijo:

–¿Qué haces ahí?

–Estoy esperando a mi papá.

–No podrás reconocer a tu padre entre las decenas de hombres que salen con el mismo casco y el rostro negro por el carbón. Será mejor que regreses a tu casa.

–¡Pero mi padre me conoce!, respondió el niño. ¡Qué hermosa respuesta! El niño sabía que no podía reconocer a su padre, pero lleno de confianza, no dudaba de su cariño. ¡Era imposible que su padre no pudiese verlo!

Nuestro Dios ve todo, oye todo y sabe todo. El rey David dijo: “Tú has conocido mi sentarme y mi levantarme; has entendido desde lejos mis pensamientos. Has escudriñado mi andar y mi reposo, y todos mis caminos te son conocidos” (Salmo 139:2).

Dios se interesa hasta en los detalles más pequeños de nuestra vida. Conoce perfectamente todas las cosas, y además, ¡nos ama! Nos ama como un padre a sus hijos. Jesús dijo a sus discípulos: “Vuestro Padre sabe de qué cosas tenéis necesidad” (Mateo 6:8).

“No temas, porque yo te redimí; te puse nombre, mío eres tú” (Isaías 43:1).

“Pero si alguno ama a Dios, es conocido por él” (1 Corintios 8:3).

Jueces 1:1-21 - Apocalipsis 1 - Salmo 139:1-6 - Proverbios 29:11-12